EN ES


5.2_MENSAJEDELRECTOR_CITA_524_LASALLE)2014

Querida Comunidad Universitaria:

El apremio que nos impone a los lasallistas la vida actual, no obedece a la dinámica de los intereses materiales o de consorcio. Son los signos de los tiempos a los que debemos responder para no actuar reactivamente. Antes que nada tenemos que imponernos el constante ejercicio de la reflexión y el análisis, sustentados en el pensamiento y la generación de las ideas, pero sobre todo, no abandonar la humildad y la conciencia de los limites humanos, como dice Pablo a los Corintios: “Te basta mi gracia, porque mi poder se manifiesta en la debilidad. Porque cuando soy más débil, soy más fuerte.”

El apremio sobre nuestro actuar cotidiano nos demanda por un lado, la fidelidad y el compromiso a nuestra misión educativa, pero por otro, tenemos la exigencia de actuar con inteligencia y sabiduría como resultado del estudio y trabajo metódico, para que con el producto de estos dos privilegios, aspiremos a la verdadera mejora como personas, pero también como institución, como universidad Lasaliana.

Sin embargo, no debemos agobiarnos por nuestra responsabilidad, la conocemos bien y a nuestro favor tenemos la vida que nos concede el Padre, el camino que nos otorga el Hijo y la luz del Espíritu Santo. Si trabajamos con fe, con la fe que nos señala el Papa Francisco, la fe que nace del encuentro con Dios que nos llama y nos revela su amor, amor en el que podemos apoyarnos para construir vida, porque nosotros estamos llamados a participar en la definición de la vida de los estudiantes que acuden y confían en La Salle, y es nuestro compromiso proporcionarles la luz de la fe, la luz y el camino de Cristo vivo, que es el futuro, que nos revela vastos horizontes, y nos da seguridad para proporcionarles, con la certeza de la formación educativa, una esperanza de vida verdadera.

Con esta realidad que guía nuestro trabajo diario para cumplir la misión educativa que nos inspira el santo Fundador, Juan Bautista, concluyo mi cuarto año de Rectorado al frente de nuestra querida Universidad La Salle y por medio de este Comunicado, informo a todos ustedes el avance de las acciones emprendidas, así como el resultado y logros alcanzados por el trabajo estructurado de gestión, operación y administración aplicados en el desarrollo institucional correspondiente al período julio 2014-junio 2015.

Como en anteriores ocasiones, reconozco el trabajo desempeñado por todos los integrantes de la comunidad, pues son ustedes los que dan valor e identidad a nuestra institución. La participación comprometida de los colaboradores de la Universidad, fortalecen mi actuar y me exige asumir con total entrega cada una de mis actividades diarias, por simples o complicadas que se presenten. Es esta misma actitud de comunidad la que en momentos de dificultad me hace sentir siempre acompañado.

En este año escolar hemos atendido el trabajo que exige la implementación del Modelo Educativo, a través de la Matriz de Intervención que identifica las acciones y dependencias corresponsables, para incorporar a sus funciones, la operación, la gestión y la administración que demandan las directrices del instrumento educativo. Para apoyar esta importante tarea en forma paralela se trabaja el nuevo Proyecto Académico, que orientará las líneas de acción de corto y mediano plazo y que se definen en dos aspectos: las prioritarias, a través de “Programas indispensables” y las líneas de acción secundarias, por medio de “Programas de consolidación”.

También avanzamos en el fortalecimiento de nuestra oferta educativa bajo tres enfoques que se complementan. Primero, a través de la exigencia de la mejora continua que deriva del cumplimiento de las tareas que nos recomiendan los acreditadores y así mejoramos nuestros programas académicos para mantenernos como referentes. Segundo, identificando los perfiles que nos orienta el Modelo Educativo para adelantar en la programación curricular su incorporación en los contenidos de los mapas de asignaturas. Tercero, considerando las características de universidad del futuro, enfocada en objetivos y problemas núcleo, para la definición de una oferta multi, inter y transdisciplinar; método que ya es aplicado en la conformación de la oferta educativa de la Escuela de Altos Estudios en Salud.

Como resultado del estudio y la reflexión, se obtuvieron dos ensayos derivados del Modelo Educativo, que contribuyen a la intervención del docente en la práctica educativa: “Capacidades y valores del modelo educativo” y “Algunos elementos del paradigma sociocognitivo: un análisis sobre su implementación en la Universidad La Salle”. Se encuentra en revisión final un tercer documento que define la pedagogía lasallista en modalidades alternativas, alineada al Modelo Educativo.

Trabajamos en la definición de la política institucional de oferta de programas educativos separando la modalidad presencial de las alternativas; identificamos las características de internacionalización de La Salle; se avanzó en la política y el programa de formación docente; identificamos los documentos institucionales que tenemos que actualizar en el corto plazo; e intensificamos la integración del SEULSA por medio de la revisión y actualización de los órdenes normativos de corresponsabilidad, entre otras importantes tareas sustantivas.

El presente Informe de Gestión 2014-2015 es un reconocimiento al trabajo colaborativo y profesional de todas las personas integrantes de la comunidad lasallista. Este reporte no muestra simples acciones y tareas aisladas, sino el reflejo del desarrollo en continuidad con las líneas de la planeación institucional y que la lectura de anteriores Informes confirman el avance universitario.

La intervención de 39 dependencias y 2,111 colaboradores académicos y administrativos se ven reflejados en este Informe anual, que muestra la actividad diaria de nuestra gran Comunidad Universitaria. Los datos que hoy se presentan precisan la magnitud de nuestra Universidad La Salle y el esfuerzo cotidiano que demanda el mantener su operación con un alto nivel de eficiencia. Éste es un logro de todos y cada uno de los más de dos mil lasallistas comprometidos con esta obra educativa, y que sólo con el trabajo inspirado en el santo Fundador, se puede atender a las 46,594 personas que, a través de la amplia oferta de nuestros servicios educativos, acuden a La Salle para recibir la formación integral de la que hoy somos responsables de hacerla referente.

Agradezco a todos y cada uno de los integrantes de la Comunidad Universitaria su dedicación y empeño para mantener vigente esta obra de Dios, que nos sitúa en el ámbito de la educación superior. Mi gratitud a los académicos, a los administrativos, al personal de apoyo y servicios institucionales, a los directivos; también agradezco a los egresados y amigos comprometidos que a título honorario participan activamente en el desempeño de nuestras funciones sustantivas; sin la entrega de todos ustedes el proyecto de la Universidad La Salle no tendría continuidad y permanencia.

Agradezco y reconozco a los integrantes de la Junta de Gobierno su visión estratégica que orienta desde la función de gobierno el desarrollo de la Universidad.

Doy gracias a mis Hermanos de Comunidad. Les reconozco y demando siempre el valor de su presencia y el celo cotidiano de su actuar en favor del carisma lasaliano.

Doy gracias a Dios nuestro Padre, el concederme la oportunidad de ser el portavoz de este esfuerzo educativo comunitario, inspirado en el Señor de La Salle; de ser el responsable de rendir cuentas a mi comunidad y poder ofrecer este reporte al Padre Trino por confiarnos la exigencia de formar a los jóvenes que serán nuestro mejor atributo, porque sobre el actuar de ellos se nos pedirán cuentas; de aquí la necesidad de ser fuertes y profesionales en el trabajo cotidiano y humildes en los resultados, porque estos resultados no son fruto de uno o dos, son de toda la Comunidad. “Porque cuando soy más débil, soy más fuerte.”

Gracias.

Indivisa Manent

Dr. Enrique A. González Álvarez, fsc
Rector