EN ES

Querida Comunidad Universitaria:

Por segunda ocasión me corresponde informar acerca del avance del trabajo cotidiano de todos los que pertenecemos y colaboramos en esta noble institución educativa, de la que soy sólo su portavoz.

La evolución de la humanidad nos obliga a estar alertas como educadores. Nuestra Misión no está exenta de la responsabilidad de observar con método, los profundos cambios que se advierten en los procesos de aprendizaje-enseñanza, en los nuevos paradigmas pedagógicos, en la escasez de recursos económicos que afectan a las familias y a las instituciones, en la competencia de la educación comercial y corporativa, en la influencia de la cultura de la inmediatez sobre los jóvenes, en su desesperanza y apatía ante el futuro cada vez más incierto; en resumen, se requiere cumplir con nuestro compromiso generacional ante los signos de los tiempos.

Nuestra presencia en la sociedad como institución que ofrece formación integradora a los jóvenes, se mantiene vigente gracias al Carisma concedido por nuestro Padre Trino al santo Fundador; también por nuestro trabajo en comunidad y por la misión compartida. Pero ante todo, porque somos en el mundo parte de la obra de Dios y el Espíritu Santo guía la evolución de nuestra Casa tres veces centenaria.

A los que conformamos la Comunidad Universitaria, hoy corresponde trabajar para mantener vigentes los procesos formativos de los estudiantes, así como de los diversos servicios de extensión que ofrecemos a la sociedad, sin perder de vista el compromiso de cumplir, en todo momento, el objetivo de la Misión Educativa Lasallista.

Lo unido permanece

Dr. Enrique A. González Álvarez, fsc
Rector