EN ES

Pagar te conviene

Medio: El Universal
Página: 1,8
Autor: Redacción
Fecha de Edición: 2014-04-22
Fecha de Captura: 2014-04-22

Realizar trámites no es lo más atractivo para hacer en una tarde pero debes de estar al corriente ante la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, esto, además de ser una obligación legal, a tu empresa le traerá muchas ventajas.

La parte más divertida de tener una empresa no es, pero además de ser una obligación legal, pagar impuestos puede traerle a tu Pyme mayores beneficios de los que tenías contemplado. Puedes tener dudas porque en muchas ocasiones, pareciera que pagarlos no se ve reflejado en la calidad de los servicios que se nos ofrecen, pero estar al corriente es algo que agradecerás si planeas que tu empresa crezca a largo plazo.

Varios mexicanos lo piensan y lo llevan a cabo. De acuerdo con las cifras actualizadas, la Procuraduría en Defensa del Contribuyente (Prodecon), señala que seis de cada 10 personas no los pagan, mientras que el Servicio de Administración Tributaria (SAT), entre 2000 y 2010 el Régimen de Pequeños Contribuyentes (Repecos) -el cual ya no existe pero agrupaba a pequeños negocios- registró evasión superior a 96%.

Sin embargo, tributar tiene sus ventajas. “Te da formalidad y te abre puertas. Cuando el emprendedor logra consolidar un negocio, lo primero que necesita es financiamiento, pero no lo va a encontrar si no ha pagado impuestos o se dedica a declarar utilidades menores para pagar menos. Ahí se cierra la puerta del financiamiento”, explica Jorge Cuenca Ham, integrante del Comité Técnico Nacional de emprendimiento y tesorería del Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas y director de finanzas de Construye AIC, una empresa dedicada a la construcción.

La Reforma Fiscal aprobada a fines de 2013 trajo varios cambios a los que hay que acostumbrarse. El principal relacionado con la forma de pagar impuestos de las Pequeñas y Medianas Empresas (Pymes) fue la desaparición de la figura de los Repecos dentro del que estaban aquellos comercios que no excedían los ingresos de dos millones de pesos, por lo que aquéllos que estaban dentro de este régimen migraron automáticamente al Régimen de Incorporación Fiscal (RIF), que tiene entre sus ventajas la de permitirte permanecer en él hasta 10 años y exentar durante el primer año 100% del pago de Impuesto Sobre la Renta y los años siguientes permite que la exención disminuya progresivamente 10%.

En el caso de las personas morales, es decir, de las asociaciones mercantiles -que suelen ser empresas más consolidadas- hubo una reducción de deducibilidad de las aportaciones a los fondos de pensiones y jubilaciones de 100% a 53%, además de que los recibos de nómina también deberán entregarse de manera electrónica.

Otro cambio que exige la ley es que la presentación de las declaraciones fiscales deben realizarse obligatoriamente de manera electrónica. Ya no es una opción sino que forzosamente se deberá hacer de esta manera, tanto para los que reciben ingresos por honorarios o arrendamiento, como las empresas, las personas físicas con actividad empresarial e incluso los inscritos en el RIF deben presentar declaraciones a través de esta vía, lo que hace necesario también manejar todos los comprobantes fiscales de manera digital. Esto también implica que se debe tener la Firma Electrónica Avanzada (FIEL) y el Sello Digital, indispensable para firmar de manera electrónica.

Ángel Méndez Mercado, consultor y académico de la Universidad La Salle asegura que en este tema, una de las cosas principales que debe hacer un emprendedor es documentarse; si bien los trámites están orientados a hacer el pago más sencillo, es necesario también buscar asesoría especialistas.

¿En qué régimen estás?

Primero tienes que identificar bajo qué régimen estás o vas a constituir tu empresa, porque de esto dependerá la manera en la que vas a pagar impuestos, ya que en cada uno varía la forma de tributar. Si inicias apenas, tienes que encontrar el que más se ajusta a tus necesidades para luego inscribirte al Registro Federal de Contribuyentes (RFC). Los requisitos están en la página de internet y deberás hacer una cita también por esta vía.

Si eres un emprendedor que apenas inicia, analiza si te conviene más inscribirte en el régimen de personas físicas con actividad empresarial o bajo la nueva figura de RIF. Aquí entran aquellos que realizan actividades empresariales, que vendan o presten servicios que no requieren para su realización un título profesional y que sus ingresos no hayan excedido los dos millones de pesos. A éstos pudieron incorporarse además de los repecos aquéllos que pertenecían al régimen intermedio (sus ingresos son mayores a dos millones de pesos). Ejemplos son salones de belleza, refaccionarias, talleres mecánicos, papelerías, fruterías, etc. “Este régimen te permite crecer paralelamente, el estímulo aquí es para que estés en la formalidad”, explica Cuenca Ham.

En cuanto a las personas morales, se entiende por éstas a las sociedades y asociaciones que realizan actividades lucrativas. Entran en este régimen las sociedades mercantiles, las anónimas, las de responsabilidad civil de capital variable, las asociaciones civiles, las instituciones de crédito, etcétera, es decir, empresas más consolidadas.

Bajo este régimen las responsabilidades fiscales son mayores, así que debes poner atención a la manera en la que te constituyes para que puedas estar en el régimen correcto y que los impuestos no te coman.

“Hay tanta terminología que confunde, que si no escogemos adecuadamente nuestro régimen, vamos a tener problemas al final del día, porque vamos a tener obligaciones que ni nos correspondían”, explica Méndez Mercado.

Una de las ventajas que ofrecen los cambios en esta materia es que puedes recibir directamente asesoría del SAT. Lo primero que tienes que hacer es preguntar todas tus dudas. Es posible sacar a través del sitio de internet del SAT una cita.

Aquí podrán ayudarte a registrarte en el RFC y a todos los requisitos que necesitas, como es la FIEL, sello digital, entre otros.

Si piensas en constituir una sociedad mercantil, el mismo notario tiene la posibilidad de registrarte ante la Secretaría de Hacienda y Crédito Público y obtener tu RFC, pregúntale.

 

DESCARGA
Testigos
PDF
Pagar te conviene
2014 PDF / 10 Kb
PDF
Pagar te conviene I
2014 JPG / 554 Kb
PDF
Pagar te conviene II
2014 JPG / 637 Kb
PDF
Pagar te conviene III
2014 JPG / 31 Kb